jueves, 20 de diciembre de 2012

Millones de opciones para el 21/12/12

Hoy, 20 de diciembre de 2012, es un dia tan bueno como otro cualquiera para escribir lo que me parece que va a ser el mundo después del tan afamado día de mañana, el 21/12/12 que, por poco que sea, será un número muy espectacular que nunca volveremos a vivir la mayoría de nosotros. Me hace mucha gracia como cada quien aprovecha el número para hacer cuentas de lo que es la vida, sin darse cuenta de que las únicas cuentas que puede echar son las de SU vida. Ahora abundan las generalizaciones, cuando es el momento más adecuado para que cada cual se vuelque hacia sí mismo para terminar de resolver todos los flecos que nos hemos ido dejando entre enfados, protestas y pataleos que muchas veces solo nos llevan al mismo lugar en el que estábamos antes de enfadarnos, protestar y patalear. Hay quien dice que mañana se acaba el mundo. Casi seguro que así será para cerca de 56 millones de personas, las que por término medio fallecen cada día en este planeta. Y para los demás? Muchos están esperando que en efecto se acabe el mundo, bien porque se han fundido los ahorros en compras navideñas, bien porque no saben cómo afrontar un futuro incierto en un mundo que es testigo de cómo el sistema donde hasta ahora vivíamos se cae o, como aquí en España, directamente lo tiran abajo los gobernantes con políticas de torpederos. No entiendo muy bien cómo los que más beneficiados salían del sistema ahora toman un montón de decisiones con las que lo están bombardeando desde la base. Igual es que está todo diseñado para que se caiga, y quiénes mejor que los que están en el poder para dinamitarlo como está mandado. Muchos otros están esperando un milagroso renacimiento en que todo aquel que haga la meditación adecuada en el momento correcto se conectará con las energías fotónicas que a través de nuestro Sol conectarán el núcleo del planeta con el sol central de la galaxia, que aunque es un agujero negro masivo sigue enviando hacia toda la Vía Láctea una energía con información que, en nuestro humilde caso como seres humanos, va alterar hasta nuestras hélices de ADN. Según muchos que opinan así, el renacimiento será casi automático para quienes lo hagan de forma consciente a partir del 22 de diciembre. Otros muchos esperan que la vida sigua igual o muy parecida, con ese esfuerzo que hacemos cada día para estar mejor, ser un poco más felices, aceptar las cosas como vienen y levantarnos cada vez que nos caemos, mientras tratamos de aprender de cada situación, sabiendo que por el momento van a abundar más las que no nos gustan que las que nos gustan, y disfrutando como enanos cada vez que se da alguna de estas últimas ocasiones, y algunos incluso disfrutando de los retos desagradables para aprender, resolver y responder con el corazón en vez de con los mecanismos automáticos del miedo mental. Y así, esperan quer pase lo que tenga que pasar de la mejor manera posible. Lo curioso es que en este nuevo tiempo que comienza, estas opciones, y muchas más, aproximadamente 7.000 millones de opciones, son posibles y van a convivir a veces en paralelo, otras en líneas convergentes o divergentes. Porque lo que va a pasar es que nos vamos a levantar el día 22 y todo va a ser nuevo. Porque todo es nuevo cada día cuando nos levantamos por la mañana, solo que el día 22 muchos millones van a ser más conscientes de ellos por la sencilla razón de que el día anterior fue el tan afamado 21/12/12. Bienvenidos a lo nuevo.

1 comentario:

  1. Veamos "los retos desagradables" como positivos. En realidad, son las oportunidades para avanzar en nuestro camino.

    ResponderEliminar