jueves, 31 de diciembre de 2009

Creativos: todos

A petición de una de mis lectoras. Por alusiones. Ser creativo o no ser creativo.
Tengo una buena noticia: todos somos creativos.
Cual es la fórmula de la creatividad? Sencilla? Ahí tengo una noticia no tan buena. Parece fácil, pero no lo es. Primero: pensar; segundo e imprescindible: actuar.
Pensar sin actuar no cuenta. Sin actuación no hay influencia en la realidad. Los pensamientos no influyen en el mundo físico (como tales, hay un tipo de pensamiento que sí influye, pero de eso hablaré otro día, para no asustar a nadie).
Y quién piensa y luego actúa? Pues todos. No sólo los creativos "oficiales", léase artistas.
Si piensas en lo que vas a hacer de cena, y luego lo preparas con atención (sin pensar mientras lo haces en otra cosa, sino en de qué manera te va a quedar mejor), mientras pelas las patatas y picas la cebolla, y le añades la hierbitas. Eso es crear.
Mientras piensas en cómo resolver esa cuestión en el trabajo para que salga como tiene que salir, y mientras lo haces con atención (no piensas en que luego vas a quedar a tomar unas cañas con ese tío o esa tía que te mola), lo que haces es algo creativo.
Mientras piensas en cómo te las vas a arreglar para quedar con ese tío o esa tía que te mola, y estableces un plan, y le mandas un mensaje o le llamas por teléfono, o te acercas y le invitas a una caña, eso es creación.
Tercera noticia, que no sé si es mala o buena. Yo creo que buena: una vez que actúes, que hagas lo que has pensado, eso tendrá consecuencias.
De la cadena de consecuencias, algo muy denostado hasta ahora pero que yo defiendo como una fuente infinita de posibilidades, ya hablaré otro día.

lunes, 28 de diciembre de 2009

El mundo en mi mundo

A veces incluso pienso. Y muchas, me olvido de lo que he pensado.
Hoy ha sido uno de esos días.
Se me ocurrió algo genial. Llamé a Valencia para pedir una necrológica. Busqué una fotografía. Me levanté a la impresora a coger la copia de una página.
Y ya no estaba. La idea. Había volado.
Como una mariposa a la que vas a sacar una foto.
Ya tienes preparado el zoom, preparas el encuadre... y desaparece.
Separas tu mirada de la pantalla de la máquina de fotos (antes habría sido "separas tus ojos del visor", pero todo cambia).
Se ha posado en otra hoja y no la ves. Para eso va vestida de camuflaje.
Esos bonitos colores no son para atraer a otros de su especie pero de distinto sexo, son para que la perdamos de vista.
Confundida con el entorno. Fundida entre flores y hojas.
Así que se ha ido. Está ahí, lo sabes pero no la puedes ver.
Eso me ha pasado hoy.
Cual sería la idea? Está ahí, pero no la puedo recordar.
Y para que no me vuelva a pasar, abro hoy este blog.
Cada vez que se me ocurra algo sobre este mundo tan cambiante, vendrá a parar aquí.
Ni soy genial ni suelo tener la palabra adecuada en el momento preciso.
Siempre se me ocurre la contestación más ingeniosa al menos un día después de que me hayan dicho lo que la habría provocado.
Así que no esperéis descubrir mucha originalidad.
Sólo mi mundo. El mundo de una mujer bastante rara.
Pero que procura no parecerlo.
Como las mariposas, la mejor manera de esconderme es estar a la vista de todos.
Así que muy pocos me ven. Mi camuflaje está lleno de colores.