jueves, 12 de mayo de 2011

Las hojas. Del cuaderno a la Red sin red.

Crujen las hojas bajo mis pies
Están dormidas
¿Será este sueño
para ellas eterno?
Siempre pensé
Que
Todas eran parte de
Algo mayor
Me equivoqué
Cada una era
Única
Irrepetible
Irreemplazable
Siempre me confundió su semejanza
Creí que eran como mis brazos
Mis manos
Mis piernas
Mis pies
Mis pensamientos
Duermen en el suelo
Más frío a cada minuto
Ni siquiera saben que
No despertarán mañana
No serán ya más
Parte de aquella feliz reacción química
Respirarán esta noche
El sol las convertirá en estrellas
De un universo más pequeño
Su árbol
Su cuerpo
Seguirá en pie
Ellas no sabrán que tal vez
No fueron más que células
Cada una se habrá sentido
Única
Irrepetible
Irreemplazable
Ninguna pensó que todas
Eran árbol
Eran cuerpo
Se llevará el viento
Todos estos pensamientos
Volcará estas arenas
En una playa de ultramar
Las mezclará con polvo del desierto
Y cada mínima partícula
Pensará de nuevo que es
Única
Irrepetible
Irreemplazable

12 de noviembre de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario